Pautes d’higiene del son en nens i nenes amb TEA/ Pautas de higiene del sueño en niños y niñas con TEA

Quina bona sensació és la d’aixecar-se descansat i energètic, oi? Dormir bé és de gran importància pel nostre funcionament diari i estat d’humor, però, a més, té moltes altres implicacions rellevants per tothom i, sobretot, pels més petits. Un correcte descans ens permet consolidar la informació que recollim al llarg del dia, el que resulta essencial per l’adquisició de l’aprenentatge.

En aquest article pretenem donar-vos algunes pautes d’higiene del son que puguin facilitar el descans dels nostres fills o filles, a partir de tots aquells aspectes presents en el trastorn i que s’han anat explicant a altres publicacions.

S’ha observat que els nens amb un diagnòstic de TEA poden mostrar-se extremadament vulnerables als problemes de son. En aquest sentit, podem detectar que els nostres fills/es presenten dificultats per iniciar i mantenir el son, despertars nocturns freqüents, despertars precoços, disminució del temps total de son o resistència per anar al llit.

Aquesta falta de bon descans pot impactar negativament en les seves funcions cognitives tals com la concentració, l’atenció, la memòria… així com en el seu comportament. Per tot això, aconseguir uns bons hàbits de descans no tan sols millorarà el seu aprenentatge, sinó que també ajudarà a reduir la irritabilitat i els problemes de conducta que poden presentar al llarg del dia. I us preguntareu: què puc fer per aconseguir tots aquests beneficis?

Punt número u: Com sabeu, els nens amb TEA poden mostrar-se molt sensibles a certs sorolls, així que és molt important crear un entorn tranquil i segur. A més, poden tenir problemes sensorials amb la textura dels pijames o de la roba del llit. Intentem esbrinar si aquests detalls li poden estar afectant.

Punt número dos: Anticipar és una altra eina que podem utilitzar en aquest context. Podem establir hàbits preparatoris tranquils, breus i previsibles per l’hora d’anar-se’n a dormir i intentar evitar qualsevol activitat que els pugui activar (mirar la televisió, jugar a videojocs….). A més, poden beneficiar-se d’una llista de tasques visuals que els ajudi a recordar cada pas de la rutina i a comprendre que sempre es tracta del mateix ordre. L’estabilitat de la rutina farà que estiguin més calmats.

Punt número tres: Fomentem l’activitat física al llarg del dia; l’exercici els ajudarà a dormir millor de nit. Si sabem, per exemple, que a l’escola no han realitzat esport, intentem dedicar temps a activitats de moviment. També és important, en aquest sentit, procurar que l’esport es faci a la primera part del dia donat que, com hem comentat, les activitats estimulants a prop de l’hora de dormir poden dificultar agafar el son. Si el que volem és adormir-nos, millor no activem el nostre sistema nerviós!

Per acabar, evitem el consum de menjars o begudes estimulants com la xocolata, el cafè, el té o begudes gasoses a la tarda o a la nit. Alguns nens, fins i tot, dormen millor eliminant totalment aquests productes de la seva dieta.

Esperem que us hagi agradat aquest article i que us hagi semblat d’utilitat! Si ha estat així compartiu-lo i doneu LIKES!!

Ens veiem dijous vinent!

L’Equip de psicòlegs i psicòlogues de TEAMAR.

_ _ _

¡Qué bien sienta levantarse descansado y enérgico! ¿verdad? Dormir bien es de gran importancia para nuestro funcionamiento diario y nuestro estado de humor, pero, además, tiene muchas otras implicaciones relevantes para todos y, sobre todo, para los más pequeños. Un correcto descanso nos permite consolidar la información que recogemos a lo largo del día, lo que lleva a ser esencial para la adquisición del aprendizaje.

En este artículo pretendemos daros algunas pautas de higiene de sueño que puedan facilitar el descanso de nuestros hijos/as, a partir de todos aquellos aspectos presentes en el trastorno y que se han ido explicando en otras publicaciones.

Se ha observado que los niños con un diagnóstico de TEA pueden mostrarse extremadamente vulnerables a los problemas de sueño. En este sentido, podemos observar que nuestros hijos/as presentan dificultades para iniciar y mantener el sueño, despertares nocturnos frecuentes, despertar precoz, disminución del tiempo total de sueño o resistencia para irse a la cama.

Esta falta de buen descanso puede impactar negativamente en sus funciones cognitivas tales como la concentración, la atención, la memoria… así como en su comportamiento. Por todo ello, conseguir unos buenos hábitos de descanso no solamente mejorará su aprendizaje, sino que también ayudará a reducir la irritabilidad y los problemas de conducta que puedan presentar a lo largo del día. Y os preguntaréis: ¿qué puedo hacer para conseguir todos estos beneficios? ¡Allá vamos!

Punto número uno: como sabéis, los niños con TEA pueden mostrarse muy sensibles a ciertos sonidos, así que es muy importante crear un entorno tranquilo y seguro. Además, pueden tener problemas sensoriales con la textura de los pijamas o de la ropa de cama. Tratemos de averiguar si estos detalles están afectando a nuestro hijo/a.

Punto número dos: anticipar es otra herramienta que podemos utilizar en este contexto. Establezcamos hábitos preparatorios tranquilos, breves y previsibles para la hora de acostarse e intentemos evitar en ellos cualquier actividad que pueda exaltarles (ver la televisión, jugar a videojuegos…). Además, pueden beneficiarse de una lista de tareas visuales que les ayude a recordar cada paso de la rutina y a comprender que siempre se tratará de los mismos eventos en el mismo orden. La estabilidad de la rutina hará que ellos estén más calmados.

Punto número tres: fomentemos la actividad física a lo largo del día; el ejercicio les ayudará a dormir mejor de noche. Si sabemos que en el colegio no han realizado deporte, intentemos dedicar tiempo a actividades de movimiento. En este sentido, es importante procurar que el deporte se haga en la primera parte del día, pues, como hemos comentado, las actividades estimulantes cerca de la hora de acostarse pueden dificultar el sueño. Si lo que queremos es dormirnos, mejor no activemos nuestro sistema nervioso.

Por último, evitemos el consumo de comidas o bebidas estimulantes tales como chocolate, café, té o bebidas gaseosas por la tarde o al anochecer. Algunos niños, incluso, duermen mejor eliminando totalmente estos productos de su régimen alimenticio.

¡Esperamos que os haya gustado este artículo y que os haya parecido de utilidad! Si ha sido así, ¡compartidlo y dadle LIKES!

¡Nos vemos el próximo jueves!

Equipo de psicólogos y psicólogas de TEAMAR